martes, 1 de noviembre de 2011

Y LLEGÓ CATI,Y CON ELLA EL TAN ANSIADO COLOR ROSA !!!

Diez años tuvieron que pasar!!!
Diez largos años en los que nadie,ni siquiera yo misma,esperaba que llegaría a nuestras vidas una princesita que dejaría a un lado aquel bonito color azul que yo había vivido con Guzmán en sus primeros años de vida, para dar paso a ese rosa tan ansiado por mí y con el que siempre había soñado.
Estaba embarazada!!!!
Otra vez,todo volvía a ser como un sueño para mí, pero ahora sería diferente.Esta vez sería un sueño mucho más tranquilo,menos agitado,con la serenidad y la madurez que te dan los años, y la intensidad que te da la experiencia como madre, sin duda, algo maravilloso.
Esta ya sería mi última oportunidad, y todo era fascinante a mi alrededor,a pesar de que a lo largo de los nueve meses de embarazo,tuviera que escuchar opiniones fuera de lugar que, por supuesto yo, no había pedido, pero ya sabemos la cantidad de gente que circula por este,nuestro universo,intentando arreglarnos la vida y haciendo afirmaciones "Ex Cátedra",como si del mismísimo Papa de Roma se tratase.
Iba a tener que lidiar en estos meses con un toro muy complicado, pero con lo que no contaba el animal era con 43 años de experiencia en la vida,que iban a hacer de mí,un torero sin igual,capaz de conseguir cualquier cosa con tal de rematar la faena y salir a hombros por la puerta grande.
Esperaba con una ansiedad desmedida, la hora en la que me hicieran la amniocentesis y pudiera saber de una vez por todas el sexo de mi bebé.
Llegó el día,pero para mi desgracia,tuve que esperar aún bastante más,hasta que me dieran el resultado de aquella prueba y supiera,esta vez con absoluta seguridad si sería rosa u otra vez azul.
Después de muchos días de nervios, llego el momento de recoger el resultado,y una enfermera muy amable,con una amplia sonrisa en la boca me decía "Está todo perfecto.Es un niño".
Es un niño?????? Otro niño!!!! Pero,y mi princesita,dónde está?????
En fin,el camino hasta llegar a casa, se me hizo eterno, intentando mentalizarme que de rosa,nada de nada,así que,cuando se lo dije al papá de la criatura,lo primero que dijo fue "Qué alegría!!!! Se llamará Pedro!!! "
Y así se le quedó el nombre a nuestro bebé.
Mi próxima visita al ginecólogo sería un mes después de haber recibido estos resultados,con lo cual,durante este tiempo,ya os podéis imaginar como transcurría mi vida..... Pedro para arriba,Pedro para abajo,otra vez todo azul,heredaría muchas cosas de su hermano que yo había guardado con tanto cariño......,en fin,Pedro ya estaba en nuestras vidas,era uno más y todos le adorábamos y esperábamos con impaciencia su llegada al mundo.
Llega el día de mi cita con el ginecólogo.Me acomodo y vuelvo a ver otra sonrisa de oreja a oreja en la cara del médico,que me anuncia "Enhorabuena,es todo completamente normal,y será una niña.Estarás contenta no???? "
Comoooooooooooooooooooooooooo?????  Qué será niñaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa????
Pero si me habían dicho que era un niño,y ya se llamaba Pedrooooooooooooooooooooo!!!!
Era todo esto una broma ?????? Dónde estaba la cámara oculta??????
Qué momento de confusión.Ya no sabía que pensar ni que sentir,ni mucho menos que decirle al ginecólogo.
Cómo que la enfermera se había equivocado al leer,y en vez de XX ,había leído XY ????
No iba a demonizar a la enfermera por esta minúscula equivocación,que solamente había hecho que mi niña,durante un  largo mes se llamase Pedro y ya tuviese sus primeras cositas azules.No podía hacerlo,ya que tanta culpa había tenido yo,por no mirar el papel en el que claramente se leía XX,como ella,por acelerarse al leer y confundir uno con otro,o sea,confundir a Cati con Pedro.Cómo había podido no mirar aquél papel???? Nunca encontré respuesta a esta pregunta,pero el hecho era que iba a tener una niña,una princesita que llenaría toda mi vida de Rosa,vestiditos,capotitas,braguitas,Nancys,Barbies y palacios de princesas.....
Y mi sueño se hizo realidad un 19 de Agosto de 2008, a las 8.50 de la mañana cuando sentí por primera vez a mi niña encima de mi,todavía mojadita y dormida,tan frágil y tan tierna que quería pasarme así,con ella,horas y horas.
Ese bebé recién nacido,dio paso a un pequeño terremoto de tres años,con su mirada,siempre tan viva,con sus ganas de saberlo todo y de no parar de hacer cosas,con su melena rizada de princesita de cuento,y con esa sonrisa que me cautiva,cada vez que la regaño y ella me la ofrece como su mayor tesoro,en definitiva,una adorable niña que aún sigue viviendo en un mundo completamente rosa del que espero que tarde mucho en deshacerse,porque yo también lo vivo con ella,y sinceramente,no querría que el rosa saliera ya nunca más de mi vida,porque eso significaría tener que despertar del sueño de los bebés para dar paso al sueño de los adolescentes,y ese es otro tema a tratar, con tanta, tanta miga, que, de verdad, necesitaré mucha inspiración y mucha calma para poder contároslo.
Pero,de momento,seguiré viviendo este mágico mundo del Rosa, qué tiempo tendré a poner en mi vida otros tipos de colores mucho más intensos y complicados de elegir y combinar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada